Filme de Polanski se estrena en incómodas circunstancias.

20 02 2010

Roman Polanski, Ewan McGregor

Roman Polanski, Ewan McGregor

En esta imagen promocional difundida por Summit Entertainment, el director Roman Polanski, a la izquierda, y el actor Ewan McGregor durante el rodaje de “The Ghost Writer”. (AP Foto/Summit Entertainment, Guy Farrandis)

NUEVA YORK (AP) — Cuesta lanzar una película cuando su prominente director está confinado a su chalet suizo aguardando una posible extradición a Estados Unidos por un delito sexual que cometió en los años 70.

Esa es la situación particular de “The Ghost Writer” de Roman Polanski, que debutó el viernes en un puñado de teatros de Nueva York y Los Angeles antes de tener un estreno más amplio. Lo que comenzó como una típica producción para Polanski se transformó en un caos cuando fue arrestado en Suiza el pasado setiembre en relación con un caso de violación de hace 32 años.

De pronto, el pasado de Polanski volvió a las primeras planas.

“Es triste para todos los afectados, pero también ha realzado la película”, dijo Pierce Brosnan, su protagonista. “La película está cautiva, él está cautivo”.

El cineasta de 76 años, ganador del premio Oscar, se fugó de Estados Unidos en 1978 tras declararse culpable de haber tenido coito ilegal con una menor. Actualmente se encuentra bajo arresto domiciliario en su chalet de Gstaad, donde espera que Suiza decida si lo extradita o no a Estados Unidos.

El arresto interrumpió a Polanski mientras terminaba la postproducción de “The Ghost Writer”. Aunque había terminado la fotografía principal en febrero y un primer corte en agosto, tuvo que terminar de editar el filme en prisión antes de que le concedieran arresto domiciliario.

Con la ayuda de sus abogados, Polanski editó partes de la cinta junto a otros prisioneros que pelaban cebollas.

El drama entre bambalinas de “The Ghost Writer” suena como el material de una película. De hecho, el propio filme refleja la situación de Polanski.

Basado en la novela de Robert Harris, cuenta con Ewan McGregor en el papel de un escritor fantasma contratado para terminar las memorias de un ex primer ministro británico muy parecido a Tony Blair (Pierce Brosnan). Al igual que Polanski, el personaje de Brosnan vive en el exilio. Acosado por una protesta pública sobre su manejo de la guerra contra el terrorismo y aterrado de que se tomen medidas legales en su contra en Inglaterra, se esconde en una isla.

“Todos dijimos: ‘Estamos reproduciendo la vida de Roman. Estamos trabajando a la sombra de lo que le pasó a él en el exilio, como un fugitivo”’, dijo Brosnan. “Es muy fuerte haber trabajado con el hombre y pasado una época estimulante con él para entonces despertar una mañana conmocionado al oír: ‘Lo atraparon”’.

La película, la primera de Polanski desde “Oliver Twist” del 2005, debutó la semana pasada en el Festival de Cine de Berlín.

En la Berlinale, el productor Robert Benmussa reconoció que “no tener a Roman en el centro de este podio nos resulta muy extraño a todos nosotros”.

Pero más allá de eso se negó a hacer cualquier comentario sobre la situación de Polanski, que ha provocado mucha conmoción en Hollywood. Su arresto fue rápidamente seguido por una petición de su libertad, que firmaron numerosas luminarias, incluidas Martin Scorsese y Woody Allen.

La solicitud fue cuestionada por muchos que le recordaron a los defensores de Polanski la naturaleza de su delito: darle champaña y Quaaludes a una niña de 13 años para luego violarla.

La vacilación de Benmussa al hablar sobre Polanski fue reveladora. Los ejecutivos de Summit Entertainment, que distribuye el filme en Estados Unidos, también se mantienen callados, al igual que los publicistas y agentes asociados con la cinta.

El trailer de “The Ghost Writer” apenas menciona el nombre de Polanski, algo que normalmente uno esperaría tratándose del autor de clásicos como “Chinatown” y “Rosemary’s Baby.”

La estrategia es clara: enfatizar la película y minimizar a Polanski.

Fuente: http://entretenimiento.latino.msn.com/cine

Anuncios




Oscar: ¿Se debe postular a actores que no aparecen en pantalla?

20 02 2010

En esta imagen promocional difundida por 20th Century Fox, el personaje de Neytiri, en la voz de Zoe Saldaña, a la izquierda, y el personaje de Jake, en la voz de Sam Worthington, en una escena de "Avatar". El filme de James Cameron fue postulado a nueve premios Oscar, incluyendo mejor película. (AP Foto/20th Century Fox)

AP Foto/20th Century Fox

En esta imagen promocional difundida por 20th Century Fox, el personaje de Neytiri, en la voz de Zoe Saldaña, a la izquierda, y el personaje de Jake, en la voz de Sam Worthington, en una escena de “Avatar”. El filme de James Cameron fue postulado a nueve premios Oscar, incluyendo mejor película. (AP Foto/20th Century Fox)

LOS ANGELES (AP) — Los fanáticos de “El señor de los anillos” se lamentaron que el pequeño demonio Gollum –que combinaba una actuación de un actor verdadero con efectos digitales– no fuese tomado en cuenta para los premios Oscar.

Años después, la combinación de actuación en vivo con efectos de artificiales está nuevamente en el candelero con “Avatar”, candidata a nueve premios Oscar, y las actuaciones reales que hay detrás de toda esa magia digital nuevamente ha sido pasada por alto.

“Avatar” aspira a los Oscar a mejor película, mejor director (James Cameron), mejor partitura musical y la mayoría de las categorías técnicas.

Los actores que colaboraron –la dominicana Zoe Saldaña, el australiano Sam Worthington y la estadounidense Sigourney Weaver– fueron muy elogiados, pero no parecen ser tomados en serios como candidatos.

La tecnología presenta la siguiente interrogante: ¿El personaje es obra del actor o de los efectos especiales? ¿Es una actuación real o algo artificial?

Las reglas no marginan a nadie en las categorías de actuación y pueden ser tomados en cuenta incluso actores que aportan únicamente la voz o que terminan siendo tapados por los efectos especiales. Pero predomina en Hollywood la sensación de que esos personajes son producto más de la tecnología que de los actores.

Cameron y otros dicen que hay que iluminar a la industria acerca de la importancia del aporte que hacen los actores que no aparecen en la pantalla, cuya actuación sirve como punto de referencia para la elaboración de un personaje animado, en una técnica llamada de “captura de movimiento”: cámaras digitales y sensores captan su lenguaje corporal y especialistas en efectos especiales terminan de darle forma al personaje incorporando la ropa y otros elementos.

“No hay nada que nos permita decir que hubieran sido postulados de haber aparecido ellos mismos en la cinta”, expresó Cameron. “Pero creo que hay que educar a la gente en torno al significado de la captura de movimiento, especialmente lo que hicimos en ‘Avatar’, en la que preservamos hasta el más mínimo detalle de una actuación”.

“Y ojalá que la próxima vez que haya actuaciones de este tipo, sean consideradas a la par de las actuaciones convencionales”, agregó.

Worthington y Weaver aparecen mayormente como ellos mismos en “Avatar”. Pero hay tramos en los que aparece la versión animada y toman la forma Na’vis, seres de tres metros (diez pies) que son la especie dominante en la distante luna de Pandora.

Saldaña interpreta a una Na’vi y a lo largo de toda la película se ve únicamente su versión animada.

Worthington considera que el trabajo que hizo –interpretó un personaje usando un traje ajustado repleto de sensores que transmiten cada movimiento suyo a cámaras digitales– fue tan trascendente como una actuación convencional.

“Es una actuación con todas las de la ley. No le agregaron nada. Lo que se ve es lo que hice yo”, manifestó. “Tal vez le agregaron una nariz o una cola. Ocurre que yo no tengo una cola. Y las orejas lucen levemente diferentes, pero eso es lo único que cambió”.

Actores como Anthony Mackie no están muy convencidos de que este tipo de actuaciones se puedan comparar con las actuaciones convencionales.

“‘Avatar’ es buena, pero no es una película, es un espectáculo”, dijo Mackie, quien hizo un papel secundario en “The Hurt Locker”, el principal rival de “Avatar” en la lucha por los Oscar, también con nueve candidaturas. “Tengo curiosidad por ver cómo valoran nuestros trabajos”.

Otros coinciden con Cameron y piensan que la gente debe informarse más acerca del fenómeno de captura de movimientos.

“Creo que hay cierto prejuicio de algunos actores contra este tipo de actuaciones, especialmente de los actores que nunca hicieron esto”, declaró Dave Karger, periodista especializado en cine de Entertainment Weekly.

“Mientras la gente no sea educada en torno al trabajo que se hace con la captura de movimiento, no creo que nadie tenga la menor posibilidad de ser postulado”, indicó.

Los debates en torno las actuaciones que merecen ser consideradas no es nuevo. En 1992 se habló de que Robin Williams podría ser nominado por su trabajo en “Aladino”, en la que aportó solamente su voz. Pero no fue tenido en cuenta.

Andy Serkis fue muy elogiado por su trabajo con Gollum en las dos últimas entregas de la serie del “Señor de los anillos”, un personaje precursor de los que aparecen en “Avatar”.

“Es terrible que Gollum no haya recibido un premio. Fue algo brillante. El elemento más importante de la cinta”, sostuvo Weaver, quien fue postulada a mejor actriz por otra película de Cameron, “Aliens”.

De todos modos, es previsible que, tarde o temprano, la tecnología producirá una actuación tan especial que tendrá que ser considerada junto a las actuaciones convencionales.

En “A Christmas Carol”, en la que Jim Carrey le presta su voz a múltiples personajes, los productores Steve Starkey y Jack Rapke repiten una frase que empleó Ray Winstone en “Beowulf”.

“Ray Winstone dijo que la diferencia entre esto y una actuación en vivo es que en una actuación en vivo a uno lo maquillan, lo visten y luego actúa, mientras que en esto, uno actúa y luego lo maquillan y lo visten. No hay ninguna diferencia. En ambos casos uno está actuando. Yo creo que los actores que se prestan a la captura de movimientos hacen actuaciones reales”.

Fuente: http://entretenimiento.latino.msn.com/cine/